Tal ha sido la magnitud de la crisis financiera que es imposible no referirnos a ella a la hora de explicar ña actualidad de cualquier sector, especialmente si nos referimos al inmobiliario. Actualmente, y tras ese periodo de expansión descontrolada que provocó el pinchazo de la burbuja, actualmente la realidad es totalmente diferente, con lo cual la manera de operar también ha de serlo: no hay que moverse con la vertiginosa rapidez del pasado, y aunque siempre hay que estar atentos a toda la información referente al sector y lo que a este atañe, y, sobre todo, a las oportunidades que supongan una buena inversión, podemos (y debemos) pensar las cosas con más tranquilidad.

La vivienda es una necesidad que no se ajusta a modas, por lo que la transformación se refiere más a cómo se cubre esta. Actualmente, la compra de una vivienda y su posterior alquiler se considera un valor refugio ante la inestabilidad política y económica en el que nuestro dinero estará a salvo de posibles “seísmos” macroeconómicos. Ello ha desembocado en que el precio del alquiler se haya disparado en las dos principales ciudades españolas, Barcelona y Madrid: actualmente, el coste del alquiler en estas capitales ha sido del 18,5% y 14,6%, respectivamente, con respecto al mismo periodo de 2015. Ningún periodo de la historia ha reflejado los mismo precios: es ahora cuando más caro es alquilar en ambas ciudades.

Causas

La causa de esta nueva realidad del sector se basa en que los bancos conceden ahora más crédito que antes, pues sus ganancias actuales, con el Euribor en valores negativos, les empuja a “salir a la calle” en busca de nuevos clientes; también tiene que ver la alta rentabilidad que ofrece el alquiler y la cultura de alquiler actual, pues entre los más jóvenes se observa una leve tendencia alquiler por encima de la compra.

Otras ciudades en las que invertir

Además de Barcelona y Madrid, otras ciudades cuyo precio de alquiler se encuentra en cotas elevadas son las vascas San Sebastián, Bilbao y Vitoria, o las costeras Palma de Mallorca, Málaga y Las Palmas.